EL CALOR Y LOS ANIMALES DE COMPAÑÍA

El calor ya está aquí y nuestros peludos empiezan a sufrir sus consecuencias. Así como nosotros tenemos glándulas sudoríparas por las que conseguimos disipar el calor, los perros o los gatos carecen de ellas.

El mecanismo de transpiración de los canes es mediante el jadeo la mayor parte y en menor medida por las almohadillas, único lugar donde poseen glándulas sudoríparas que les sirven a modo de marcaje sobre todo.

Los gatos en su lugar aumentan el acicalamiento para refrescarse al humedecer su pelaje, así que pueden formarse más bolas de pelo. Si nuestros amigos de cuatro patas no son capaces de disipar su calor corporal debido a altas temperaturas o humedad, pueden sufrir un golpe de calor. No olvidemos que la obesidad es un factor de riesgo.

Podemos observar como jadean más de la cuenta, están agotados, aumenta el pulso, se desorientan, hasta pueden llegar a vomitar. Incluso después de superar un golpe de calor y aparentar estar bien, han de estar bajo supervisión veterinaria, ya que los daños neurológicos podrían ser graves y no se aprecian en las primeras horas. Si no reaccionamos a tiempo puede producirse el coma y la muerte en rapidamente, así que toda precaución es poca.

Dejar a un animal dentro de un vehículo o habitáculo cerrado y al sol es la causa más común del golpe de calor. En un coche a 30º,pasados 10 minutos la temperatura ascenderá a 39º, un calor más que insoportable incluso en un lugar ventilado. Recordemos que los animales no regulan bien su temperaturaal no sudar y esto agrava el problema.

En el caso de que un animal sufra un golpe de calor, primer o hemos de proporcionarle agua que no esté fría si no puede beber deberíamos humedecer nosotros mismos su lengua. Llevar al animal a un lugar con sombra, ponerlo sobre toallas mojadas o similares y acudir inmediatamente al veterinario.

Para prevenir un problema tan grave como este tenemos diversas opciones. Lo más sencillo que podemos hacer es dejarles agua fresca y limpia y un sitio donde puedan descansar a la sombra y ventilado. En especial los gatos son animales que les cuesta beber y podríamos ayudarles estimulando con fuentes de agua corriente.

Evitaremos los paseos y hacer ejercicio en las horas de más calor, y cuidaremos que no se quemen las patas con el asfalto, para ello podemos proteger sus almohadillas con cremas a base de manteca de Karité, avena, aceite de coco, entre otros ingredientes naturales.

También podemos protegen las zonas desprovistas de pelo como nariz y orejas al igual que las razas sin pelo con crema solar especial para animales de factor de protección 30.

En casa hemos de tener cuidado con los aires acondicionados porque pueden irritar las vías respiratorias de nuestros compañeros.

Podemos poner a su disposición distintos tipos de mantas frías que simplemente con tumbarse encima se enfrían o también usar boles especiales que tras dos horas en el congelador mantienen el agua fría hasta 8 horas.

También podemos dar helados de frutas para perros e incluso rellenar un juguete con comida y congelarlo, así tendremos diversión y sensación de refrescarse a la vez.

Si tenemos la suerte de disfrutar de un lugar donde disponer de ella, una piscines ideal para los perros más acuáticos y si no podemos rociarles con un spray de agua.

Un último consejo y no menos importante es no pelar a un animal y menos los de doble capa, ya que estropeamos es ciclo vital del pelo y les quitamos su protección natural frente el frío, el calor, los rayos solares y substancias químicas.

Comments (0)

No comments at this moment
Product added to wishlist
Product added to compare.

Petslovers.es utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea